quarta-feira, 16 de dezembro de 2009

DE LIBROS Y NO LECTORES

Por Jhonny López A.



Obsequiar un libro a quien no lee, obviamente que con el aleve propósito de que lo lea implica más conocimiento sobre esa persona, que si le entregáramos cualquier otro presente.

A diferencia de las prendas, lociones, perfumes, elementos decorativos, que pueden ser trocados, otra vez regalados o aceptados a regañadientes, un libro en manos de quien no los ama, puede constituir una afrenta y el consecuente pretexto despreciativo cargado de esquirlas disparadas para sembrar culpa: “Saben que no leo”. (Ler mais)

Sem comentários: